martes, 28 de abril de 2020

DIAS DE CUARENTENA - APRENDIENDO A VIVIR EN LA AUSTERIDAD.


Creo que vivir en la Austeridad , no es tan malo. Es bueno!

Muchas cosas ha traído a mi vida, imagino que a la de todos, esta experiencia que atravesamos de vivir en medio de la más fuerte pandemia de los últimos siglos. Todos hemos tenido que acomodar nuestras actividades y actitudes frente a lo diario. Distanciamiento social, puede ser una buena expresión, para que jamás sea entendida como Alejamiento Personal, pues creo que detrás de la imposibilidad de estar cerca físicamente a las otras personas, al final pienso que todo conlleva a un profundo propósito el cual consiste en que nuestro corazón experimente también un nuevo calentamiento; un nuevo acercamiento, lo que nos lleve a desarrollar una sensibilidad que nos acerque de corazón con el prójimo y con las cosas valiosas de la vida, incluidas entre ellas, la más importante, es decir: Dios, y por tanto, las añadiduras que se dan al abrir el corazón.

Son tantos los aprendizajes y las valiosas experiencias, que se deben sumar a nuestro entendimiento, tantas como uno mismo quiera y tenga la capacidad de captar y aceptar. Habrá personas para quienes toda esta experiencia no signifique nada nuevo, y ese sería el mayor desperdicio: que continúe la frialdad del corazón del Ser Humano!

Tengo que referirme en esta ocasión a la fortuna de aprender a vivir de una manera Austera, que por cierto, hace rato se me venía insinuando como regla de una vida más amorosa! Por fortuna y por fuerza de las circunstancias, se hizo real ahora, en medio de nuevas circunstancias.

Vivir con austeridad! Así, sencillo…
_____________________________________

Ha sido una experiencia maravillosa! Darme cuenta que a la larga, en estos encierros, consumimos mucho menos de lo que estábamos acostumbrados. Debemos cuidar, por encima de todo, la salud física y mental. Este encierro sobrelleva que lo gastos personales, los de casa y todos los demás, sean mucho menores a los de antes. El darme gustos como antes, no es posible. Pasa a un segundo plano.

Tenemos la fortuna de re-valorarlo todo, de ubicarlo en una nueva escala de valores. Lo que antes valía más, posiblemente ha perdido importancia, y lo básico e importante resulta menos costoso. No tienen precio experiencias maravillosas y cada vez más apreciadas, como compartir con la familia, estar en casa, sentir a las personas valiosas cerca de nosotros.

No puedo negar que por motivos de mi formación profesional, estoy ligado a una estructura y visual desde lo económico. Más aún después de las actividades que   desarrollé en mi evolución laboral, comprendo que el consumismo produce mayor crecimiento económico; es como un tren que jalona duro el crecimiento, como en el caso de Estados Unidos. Pero aquí creo, estamos, hablando nuevamente de algo más valioso de lo que hemos creído como “verdades absolutas” y posiblemente ya no lo son.

Vale más sacrificar algo de crecimiento económico, por crecimiento personal… Toda la vida! Absolutamente lo creo así!

Producir es vital. Tener trabajo y ganar nuestro sustento. Lo mimo que prosperar, crecer. Nunca estaré en desacuerdo con esto y que no se mal-entienda, jamás iré en contra de estos principios personales y satisfactorios de realización personal. Pero “Donde pones tu tesoro, allí está tu corazón”. Además de crecer y generar empleo y gasto (eso lo hemos venido sabiendo hacer), ante todo, poder crecer desde el corazón, volver a re-establecer la esperanza; tener una justa dimensión de todo en la vida y valorar lo que realmente nos alimenta es muy necesario y vital. No solo de pan y de caprichos, vive el hombre.

Es posible que no consumir desmedidamente como lo hacíamos antes, nos genere medio punto porcentual de sacrificio en crecimiento económico… Pero que más da, ofrecer este medio punto o más, por sumar puntos inmensos y gigantes en el bienestar de todos y en el crecimiento del indicador más importante del mundo, “El Amor”… Eso si es bienestar! Es maravilloso!

Hay muchas necesidades en medio de esta crisis. La situación se irá complicando con el paso de los días y yo no soy ajeno a eso, aunque esperaría que no fuera así. Se perderán muchos empleos lamentablemente. Con hambre las cosas son muy diferentes y se pueden ver rasgos de la desgracia humana por todos lados. Ante esta situación, bien nos viene entrar en austeridad. Sería mejor no malgastar el dinero, y poder ayudar a los más necesitados. Recordar por siempre o por primera vez, que nada nos llevaremos cuando morimos y que el dinero es buenísimo tenerlo, pero siempre y cuando tenga un propósito en la vida, no solo el de alimentar nuestro ego.

La vida durante mucho tiempo nos pide que vivamos en austeridad, así la sociedad nos pida lo contrario; este es además un principio de quienes nos decimos cristianos. Por qué no aceptarlo  y volverlo realidad?

Me he dado cuenta que no necesito mucho en este momento. Mis gastos han entrado en una racionalización dado que la vida ha cambiado en este encierro.  Se vinieron abajo los gastos innecesarios. Me doy cuenta que no necesito de tantas cosas como antes.

Lo más fuerte de todo esto, es darme cuenta que la falsa felicidad tenga una dependencia de los bienes materiales, como alguna vez la tuve. Precisamente allí se genera el mayor cambio de todos: necesitamos poco, lo básico, elemental como las relaciones con nuestra familia, el amor por los demás, alimentarnos con serenidad, volver a compartir la mesa diaria, volver a preparar nuestros alimentos… Y claro, trabajar y tener resuelta las necesidades básicas. No hay necesidad de gastar una fortuna, para satisfacer todo antojo. Ya no es necesario tener un ropero a reventar sin saber todo lo que hay allí y no utilizarlo.

Estoy feliz porque no necesito tanto, y porque vivir en la austeridad ha sido un alivio para mis finanzas, para mi billetera, para mis planes, y para mi conciencia. Estamos atravesando históricos momentos que cambian nuestras vidas, donde definitivamente no se necesita tanto. Posiblemente estamos ante la invitación a un nuevo “Rinascimento”, como dice mi buen amigo Antonio. Es posible encontrar cosas maravillosas en medio de esta prueba y atravesando este necesario e inevitable desierto, encontrar un nuevo mundo, más sensible y con menos despilfarro. En las pruebas, como siempre, vienen las oportunidades.

Mi felicidad no puede depender de la cantidad de satisfacciones  materiales que intento conquistar y que a la larga, no me han llevado a la tan soñada felicidad!

El cálculo es básico y la ecuación incorrecta: Vivir malgastando, en general cualquier recurso, viviendo en un imparable consumismo y satisfaciendo por completo todos mis impulsos y caprichos, no me lleva a ningún buen lugar. Lo que me lleva a la felicidad y lo que siento que me enseña la etapa que atravesamos, es a estar en búsqueda de lo esencialmente grande y maravilloso! El amor… En todas sus maravillosas, minúsculas y  gigantes proporciones…!

Quien no ama, no hace nada.

Porque como dice San Pablo: “Tres cosas hay que son permanentes, la Fe, la Esperanza y el Amor. Pero de las tres, la más importante es el Amor!


Por lo tanto creo que vivir aprendiendo a ser más austeros, definitivamente es otro regalo del Covid19 y no es tan malo!

viernes, 27 de marzo de 2020

MI TEMOR AL RESPIRADOR ARTIFICIAL


 Por qué temo a un respirador artificial?


Por las condiciones que me ha tocado vivir, he tenido algunas experiencias a nivel clínico que me han marcado. Esto es lo que siempre digo: “No las quiero volver a repetir jamás en mi vida!”: La clínica!

Porque como me refiero en mis charlas, la clínica es como un monstruo de tres cabezas que me persigue por todos lados y al que le tengo mucho miedo…!

Hoy en día es diferente, porque gracias a la misericordia de Dios y a mis maravillosos  médicos y ángeles de la guarda, los Doctores Fernando Arias @drfernandoarias, Dr. Hernán Carranza @hernancarranzai y Dr. Juan Guillermo Santacruz, he tenido mejor salud que nunca. Pero es cierto que uno es el dueño de sus propios miedos y uno de mis mayores es EL RESPIRADOR ARTIFICIAL. Tal vez en la actualidad toda la experiencia de la clínica, a la que no he vuelto, sería diferente y vivible porque se lo ofrezco a Dios, pero no me gustaría! Y entre otras, porque le tengo pánico al Respirador Artificial!

Pero quise hablar de esto hoy, si bien, porque espero que logre llevar algo de conciencia, para aquellas personas que no hayan sufrido nunca un evento médico más allá de una simple gripe, lo cual es una gran bendición a quien le haya pasado!



Sentir que la salud se pierde, que no se es nada cuando la salud falta. Sin salud no hay nada!
Lo que se vive dentro de las paredes frías de una clínica, tras el paso de los segundos, sintiendo cómo los médicos, en algunas ocasiones, hacen su mayor esfuerzo para salvarlo a uno, pero muchas veces los esfuerzos son vanos. Te sientes como lo peor, como si no contaras para nada, eres alguien inválido, casi no te puedes ni mover por ti mismo. Estás confinado obligatoriamente…! Te vuelves casi como un náufrago en medio del gran océano, sin conseguir lo tan anhelado: que restablezcan tu salud.

En mis varias cirugías fuertes que me hicieron en el pasado, (y espero atinar con esto de que sea solo tema del pasado…), de casi todas ellas salí conectado a un “RESPIRADOR ARTIFICIAL. Por la complicación de la cirugía, y en ocasiones, porque varias veces tuvieron que recoger mis pulmones para poder entrar hasta el lugar que debían llegar, y posteriormente volverlos a “Desarrugar” y tratar de darles fuerza y movimiento de forma artificial, ya que yo, en mi condición y mi inconciencia no era capaz de hacerlo.

Aquí se me presenta una duda que nunca he resuelto y quisiera preguntarle a un médico, para aclararme, si en cada ocasión que uno tiene respirador artificial, debe estar en condición de inconsciencia? Anestesia general, dormido y punto!

Y por qué?

Simplemente porque creo yo, con mi gran ignorancia en el tema, que soportar esta situación es casi imposible y absolutamente incómoda, por tanto toca afrontar ese estado de convalecencia de manera inconsciente.

Pero volviendo al tema de mi experiencia que me causó una gran impresión y que jamás olvidaré, en la cirugía de Octubre del año 2012, cuando el Dr. Arias extrajo de mi interior múltiples lesiones focalizadas entre el estómago y el esófago, salí a recuperación a la Unidad de Cuidados Intensivos intubado con un aparatoso instrumento dentro de mi boca, el cual tallaba muy fuerte mi garganta y mi esófago, manteniendo mi cara y cuello en posición casi vertical al cuerpo, para facilitar la estancia de dichos tubos en mi interior y lamentablemente, para mi fastidio, yo me desperté…

Supongo que fue algo que no debía pasar, pues me parecía verdaderamente insoportable lo que sentí en esos momentos que nunca olvidaré.

Abrí los ojos y me di cuenta, dentro de lo poco que podía comprender, que a mi lado derecho tenía un aparato, el cual, como un abanico, subía y bajaba, y que a su ritmo, a mis entrañas, introducía aire que me mantenía vivo!

Bendito Dios que estaba conectado a este aparato en un momento en el cual yo era incapaz hasta de sostener mi propia alma. Creo que ella estaba adherida a mi, por obra y gracias Divinas, pero yo en el fondo, sentía que no valía nada. Era lo último que me quedaba.

No podía subir la cabeza, ni voltearla a la izquierda ni a la derecha. Tampoco bajarla.  Era como si fuera un maniquí acostado, atravesado por una gruesa varilla que sostenía mi débil estructura. Lo poco que podía realizar era un pequeño movimiento con los ojos, y con el tímido pero angustioso sonido que salía de mi boca, la cual estaba invadida por aparatos de gran grosor, un tenue y desesperado grito de auxilio salió de mi interior.

Quería llamar la atención de la enfermera que me cuidaba. Que me auxiliara y me quitara este suplicio por el cual atravesaba angustiado!

Logré con mucho esfuerzo, tras golpear con algo de firmeza las barandas de mi cama de hospital, la cual me protegía por lado y lado para supuestamente no caer al piso, pero estos límites que me ponía mi UCI, me ayudaron para hacer el ruido necesario que mi enfermera necesitaba escuchar para acudir a mi llamado. La señorita, un poco cansada y malhumorada, me miró y se dio cuenta de mi insoportable incomodidad. Yo  inquieto no aguantaba más. Estaba en las peores condiciones y eso, sumado a mi impaciencia de aquellos tiempos, hacía sentirme terrible! No quería estar allí!

Sentía que la cantidad de aire que entraba a mi cuerpo era escaso; necesitaba más… Esto quería hacerle entender a mi ayudante pero no lo logré.

Ella pensó que yo estaba inquieto y no me puso mucha atención. Confiaba en sus máquinas, pero no tenía en cuenta mis sentimientos. Me dejó allí por un rato, afortunadamente y gracias a Dios no fueron más de diez minutos, los cuales parecieron 24 horas pero sin respirador y en la más grande incomodidad.

En ese instante  decidieron volverme a dormir. Inyectaron algún medicamento por las mangueras que accedían directamente mis venas y en cuestión de segundos, afortunadamente cerré los ojos, para no sentir nada más…

Volví a mi estado de inconciencia.

Esto lo agradecí por siempre! Pasé el momento más incómodo y desagradable de mi vida, pues nunca, pero realmente nunca, he podido olvidar esta experiencia en las salas de UCI donde me han cuidado con tanto esmero y a quienes debo mi vida! Médicos y enfermeras de Dios! Que esta sea una pequeña ocasión para agradecerles y mandarles mi admiración y amor profundo por lo que hacen por nosotros! Héroes de verdad!

****** + *******

Dada a la enfermedad que Dios me ha regalado hace 24 años y que puede atacar los diferentes órganos del cuerpo, siempre he tenido temor especial, conociendo lo que son los dolores en cualquier parte de mi integridad, pero no quisiera que lleguen nunca a  mis pulmones. Los cuido mucho! Por esta experiencia y otras más que algún día les contaré, aprendí a valorarlos y dejé de fumar por siempre hace tanto tiempo.

Desde pequeño también padecí de Asma y he sentido de distintas maneras, lo que se siente cuando el oxígeno le falta al cuerpo, al alma; a la vida. Nunca quiero ser conectado a un respirador. Fue algo que me marcó para siempre…!

***-***

Por favor, cuídate! No salgas a la calle… Mantén tu Cuarentena, Ofrécela como tu Cuaresma! Hay mucho que aprender en casa.

Quédate resguardado! Ya vendrá el tiempo de recuperarlo todo; tus actividades y tus labores. Pero por ahora, te comparto esto para que si no lo sabes, mejor te cuides de caer en la lamentable situación de que te conecten a una máquina, de la cual debes depender para poder respirar, y eso, en caso de que haya una disponible!


Quédate en casa! Hoy por ti, pero también por los tuyos que tanto amas…
Pero también, además por mi y por nosotros! Por todos! Por aquellos y por los otros; por la vida y por Colombia!

Salgámonos de nosotros mismos, para ir hacia el otro! Esta es la gran bendición que nos invita el día a día de hoy… Y por algo será! Los planes de Dios son perfecto!

¡#EntreTodosHacemosMás !

#AhoraoNunca, ya que hoy todavía tenemos tiempo de hacerlo, no salgas a la calle. Cuídate y cuida a uno más!

Dios nos bendiga!

domingo, 23 de febrero de 2020

“SI AL ABORTO… ?”… LO MAS IMPORTANTE DE LA VIDA LO ESTAMOS PERDIENDO: EL AMOR




Recientemente, es decir hace ocho días, estuve en un Encuentro de Parejas. Fue una experiencia muy buena, maravillosa. Lo que más me impactó allí fue ver como el amor se ha desgastado en muchas parejas. Pensaría yo que está pasando más común de lo imaginable.  De ellos, un bajo porcentaje tienen la valentía de asistir a estos encuentros para intentar revivir el amor; para salvar lo que en otro momento fue lo más grande de la vida, el amor, y luchar así por la relación que los debería mantener unidos por siempre. Pero también para tratar de salvar familias enteras, que hoy en día están tan amenazadas.


Es sorprendente ver cómo algunos luchan sin descanso, buscando tal ves la última y más importante alternativa para salvar sus familias, mientras tanto, por otro lado, las leyes y supuestos “sabios legales” intentan acabar con estas mismas familias, amenazándolas latentemente, por medio de propuestas de leyes que quieren acabar con ellas mismas, intentando establecer el peor escenario: quitarle la vida a los hijos (o acaso se puede pensar que un hijo, no es la familia de una madre y de un padre, por más extraña que sea su relación?)

El primer día, en medio de una linda misa de inicio en dicho encuentro, tuve la fortuna de tener una extraña visión, y por eso empiezo esta historia contando esta experiencia.

No se si como parte de un nuevo proceso de vida que estoy viviendo, o como un llamado a hablar de este tema (ya lo veremos),  comencé a ver algo extraño entre mis manos. El sacerdote puso a rotar entre los asistentes la copa de vino de la eucaristía,  y en ella nosotros debíamos pedirle perdón a Dios por nuestros errores. En esta copa, llena del vino de consagrar una vez fue transformado en la Sangre de Jesús, y sosteniéndola con mucho gozo entre mis manos, pude ver como se formaban dos extrañas siluetas muy bien definidas, una igual a la otra, como la que aparece en la foto que escogí para compartir en este escrito: La figura de un feto, un bebé en formación y a su lado, el otro, puestos de manera cóncava como si se dieran calor entre ellos. Me hicieron sentir un amor profundo. Inmediatamente lo compartí con mi novia. La figura de dos niños en gestación, con unos tres meses de desarrollo, como si fuera una ecografía pero en vivo! Dos pequeñitos reflejados en la copa del vino convertido en Sangre... Más elocuente, imposible!




Casi profético, me resultaba ver esto y unos días después, ver las noticias que nos hacían debatir con dolor la posible aprobación del aborto que se tramita en nuestro país. Por ahora no logro entender cómo el hombre, en su inmensa sabiduría o ignorancia, atrevimiento y soberbia, por qué no, quiere establecer leyes de este tipo,  mal entendiéndose el dueño de la vida!
__________

No soy abogado. No tengo formación de jurista ni soy juez de la República. Pero si he tratado de obrar siempre bien aunque muchas veces no lo logro. Intento poner por delante el amor y la justicia, junto con el “Temor de obrar mal”, pero resulta siempre una tarea difícil de realizar. Solo Dios sabe si en el fondo lo he logrado.

Pero hoy quiero dar mi opinión frente al tema, del cual solo siento injusticia y perversidad. De ser aprobada esta propuesta, será como nuestra peor sentencia… “Como sociedad nos permitimos matar a nuestros hijos y nos creemos los dueños de la vida…! Muy mal!

El proyecto de aprobación del aborto, conlleva diferentes determinaciones y persigue legislar acerca de aquello que creo es más  profundo que nuestras propias opiniones, como es la “vida”! “La Vida” de la cual NO somos dueños. Vida que nos ha sido dada como un “DON”, y no como un derecho… Entiéndase bien: Un Don. Un Don absoluto porque ninguno de nosotros, por nuestra escasa inteligencia ni formación obtenida, seremos capaces de determinar el hecho de “Hacer Vida”. Por eso la entiendo como un Don maravilloso! Desde allí que no puede ser una decisión propia.

Bajo este punto de vista, y con la precariedad que nos representa como seres humanos, comprendo que somos muy pequeños y nuestra humildad debería ser más  grande cuando se trata de temas tan difíciles como éste, y que por esto mismo, competen solo  a Dios!

Espero no ser muy enredado en mi punto de vista, tan solo quiero resaltar que siempre, nuestros Actos conllevan una consecuencia…
Siempre!

Siempre que actuamos de una manera, se desprenden de allí muchas consecuencias y así la vida continua, sin posibilidad de reversa. Es por esto que no podemos pretender que nuestros actos no tengas consecuencia alguna.
Si decidiste amar a alguien, recuerda que de este acto pueden pasar muchas cosas. Y el aborto no puede ser una opción de planificar.

Y si quedas embarazada/o, y decides abortar, esta decisión tampoco tendrá reversa y tiene muchas implicaciones. No se te olvide “Pensar para actuar” en vez de “Actuar para pensar”.

Cortar la vida de un hijo, gracias a que he podido trabajar con muchas mujeres que han cometido este lamentable error, trae siempre, tarde o temprano, el impetuoso sentimiento de arrepentimiento y devasta el alma y el corazón en su interior. Mujeres que toman esta decisión se les lleva la vida entera tratando de borrar esta “fractura” y equivocación. Perdonarse y tratar de borrar este lamentable hecho, cobra lágrimas de dolor, porque siempre, la conciencia habla más fuerte que cualquier ley expedida por hombres soberbios que creen tener la razón sobre la vida!

No cometas este asesinato, es tu hijo, por Dios! Sin meterle más teoría de otro tipo, sin meterle derecho o normas legales, comprende por favor, que es tu hijo a quien estás eliminando y esto te hace cometer el peor de los errores! A la larga, todo se trata de Amor! No lo hagas... por amor!  Seremos juzgados solamente por el amor!

Y esto es igual para los padres. Con la condición que nosotros, hombres, no podemos cargar con la inmensa alegría y bendición de llevar adentro a nuestros hijos. Ni alimentarlo de nosotros mismos… Que hermoso Don! Algo de diferencia extra para ustedes, mujeres bellas.

El que lleves a tu hijo en tu vientre, no es una desventaja que te pueda permitir tomar decisiones equivocadas. Es una bendición hermosa y grande que los hombres jamás podremos comprender; pero a la hora de tomar decisiones, el hombre es también culpable de esta consecuencia.

No te daña el cuerpo… Te embellece!
No te altera la conciencia… Te da sabiduría!
No te afecta, tan solo te dignifica y te llena de felicidad el corazón!
Si de pronto de genera algún stress y depresión, todo esto será pagado con creces al momento que lo vayas viendo crecer! Te devolverá todo su amor!

Por tanto, por favor, comprendamos que este acto de vida y el amor con que debe ser hecho, tan solo es una bendición y un Milagro en ti!

Ahora bien, ese mi punto de vista. Lamentablemente nunca nos vamos a poder poner de acuerdo, por ser un tema difícil y polémico y donde hay víctimas de lado y lado. Precisamente es tan elevado su entendimiento, que yo podría decir que no compete a los hombres como para pensar que un hombre en su soberbia o su escasa sabiduría, pueda poner definitivos en esta polémica. Nunca nos podremos poner de acuerdo, frente a tantas circunstancias que nos puede poner al otro lado de la balanza.

La ceguera humana no nos lo permite. Somos muy pequeños para pensar con la exigencia que esto requiere. Para mi este entendimiento y la verdad absoluta de un tema tan elevado, proviene tan solo de la sabiduría del buen Dios.

Es tan difícil que nos pongamos de acuerdo, porque hay motivaciones de ambos lados, por esto que el tema le compete más a Dios que a nosotros mismos! Comprendo el que si no nos podemos poner de acuerdo, el temas quedaría bajo la sabiduría suprema de Dios, así que hay ciertas cosas en la vida que no deben cambiar nunca y son solo de Dios!.

La vida es de Dios y de él, tan solo de Él dependerá su evolución y desarrollo.

Por tanto pido tan solo, no juguemos a ser Dios! No pretendamos dar cátedra sobre cómo debe ser el  tema de la vida. Tan solo pido comprender que todo redunda en el  hecho básico y eterno del Amor, y parece que poco a poco se nos está olvidando cómo es esto.

La vida debe ser Amor. O si no que nos lo digan los padres y madres de familia!
El embarazo debe ser de Amor.
Las relaciones deben ser de amor, así muchos esto no lo comprendamos. Para eso nos fue dado, como el más grande regalo. De allí se desprende todo!
El crecimiento de un niño y su evolución de vida deben ser de amor.
La vida y la muerte; la niñez y la vejez; la juventud y la adultez, todo debe ser vivido en el amor. Tan solo así comprenderemos que estos son temas que solo Dios sabe dirigir y que deben quedar así, intocables por el hombre.
Debemos aceptar y respetar lo que nos ha sido dado como un don y no olvidemos: Lo único por lo que nos van a juzgar es por EL AMOR!

Por favor, no estemos locos, como para pretender que podemos autorizar matar la vida. Si pensamos esto, estamos entrando en el abominable exterminio del Ser des-humano y ante la oscuridad más grande de nuestras vidas. A lo que todos tememos!

Madre hermosa, por ti misma te lo digo: ¡No permitas ni hagas el aborto… !Te arrepentirás!

No te hagas este daño, es por ti misma y lo más grande que puedes tener: tu familia y tus hijos!


SI, AMO LA VIDA, que nos ha sido dada por un milagro de Amor y siempre la voy a defender, porque tan solo depende de nosotros el hacerlo con Amor… Porque es bueno y trae los mejores resultados para nosotros mismos.
Opto por la Vida como el mayor regalo y muestra de amor; y porque además, ha sido el mayor regalo que he recibido! Apuesto y creo en la vida y en el Amor, y confío en Quien me la dio, su Creador, y es ÉL  Quien me sostiene en ella.
Por esto no estoy de acuerdo con cometer el grave error de prescindir de la Vida ni atentar contra ella!

No lo puedo hacer!


De la lectura del día de ayer…:
1era Carta San Pablo-Cor (3,16-23)

“Que nadie se engañe. Si alguno de ustedes se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio.
Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: “ÉL caza a los sabios en su astucia”. Y también:
“El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos”.
Así pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro, ustedes de Cristo y Cristo de Dios”.

Palabra de Dios!



Con todo mi cariño, que Dios nos bendiga!


Nota: Pronto les contaré más acerca del Encuentro de Parejas... Recomiendo asistir!

martes, 18 de febrero de 2020

SI, TENGO LA FORTUNA DE TENER UN CANCER!


Si, tengo la fortuna de vivir con un cáncer dentro de mi cuerpo. De un cáncer que siempre me recuerda que estoy viviendo al filo de la navaja, que me recuerda que la vida es frágil y que mañana puede que no esté aquí!

Bajo esa perspectiva, todas las cosas de la vida cambian.

La tarde en la que camino, la mañana en la que me levanto; el aire que respiro al amanecer, y el saber que lo que hago, lo hago con la pasión de saberme posiblemente en el último día de mi vida.

Y lo más importante… que si esto pasa, debo hacer hasta lo imposible porque lo que siga, que parece lo más seguro, sea para ganarme algo muy valioso, después de este camino que no deja de ser largo y estrecho.

Que lo que siga sea para sentirme que hoy me gané el día y la Vida, y que si lo hice bien, tal vez  pasando la raya final de la meta, me encuentre al otro lado el misterio maravilloso de lo que no vemos pero si creemos.

Creo que al otro lado  habrá un lugar para cada uno, y yo me quiero ganar un lugar en este escenario.

Intento hacer lo que mejor pueda para encontrarme con agrado con Jesús, pero sobretodo, y más que se trate de mí mismo, para que Jesús sea quien se agrada cuando me reciba a mi, allí, en su Hotel Vitalicio!

Si, vivo con un cáncer en mi cuerpo y he sido el más afortunado, porque ya no hace daño. Porque hace mucho tiempo dejo de hacer daño y significar lo que equivocadamente significaba en un principio y era el miedo, el temor, simplemente a lo físico y a lo humano. Hace mucho dejó de ser ese “premio maldito” que algún día me gané, para convertirse en ese “hermoso regalo y bendición”, que me trajo al orden y organizó mi vida para siempre.  Que me ayudó a comprender que todo tiene una escala de valor diferente y que en esta escala, lo primordial, lo más importante y el más alto lugar, lo ocupa por siempre y en sus diferentes medidas, lo que es y será por siempre, El Amor!

Vivo con cáncer y le doy gracias a la vida, porque con él, encontré a Dios!
Me di cuenta lo afortunado que soy! Me encontré amigablemente con mi Cruz y también entendí que todos cargamos una Cruz; la mía es maravillosa. Aunque dolorosa, por ahora dejó de doler, porque Se la entregué a Dios y Dios un día la cargó por mí! Y aunque duela, ya nunca mas volverá a lastimar.

Y ese es un Regalo de vida para mi!

Vivo con cáncer y eso me hace feliz, porque cambió mi vida para siempre, para permitirme disfrutar hasta la experiencia más pequeña, donde comerse una “Bon Bon Bum” resulta ser una experiencia de vida, si lo comparo con otros momentos donde nada podía poner en mi boca, ni siquiera un vaso con agua. Hoy la experiencia de alimentarme o de bañarme por mis propios medios es tan solo una inquebrantable alianza de compromiso con la vida y la felicidad! Porque en todo instante está presente Dios y su Amor, y ante la posibilidad de algún día recaer, sentir también la seguridad de  que ya nada volverá a ser igual!

Este motor se prendió y ya nadie lo volverá a apagar!

Porque era importante aprender a ver y apreciar lo que en realidad es valioso. Esto es aplicable a todas las situaciones de vida. Porque aunque los tumores pudieron llenar de oscuridad algunos células de mi cuerpo, a la vez produjeron algo más grande y  maravilloso que fue llenar de luz diminutos átomos de mi corazón, para encender por siempre y re-dimensionar los eventos de mi vida!

“Tengo la fortuna de vivir con cáncer” y no olvidarme nunca más, que el final puede estar cerca y que algún día, posiblemente no lejano, me llamarán a rendir cuentas, y para eso, quiero tan solo haber Amado lo que más pude…!

“Tengo la fortuna de vivir con cáncer” para no olvidarme nunca más, que hoy debe ser el mejor día disfrutado de mi vida, porque mañana puede que ya no exista! Que hoy debo ser la mejor persona que puedo ser…! Y el tiempo que me regalen sea para Amar!

Con el corazón puesto por siempre en todo…! #Ahoraonunca porque mi enfermedad  es una bendición!

Si tienes una enfermedad, abrázala! Abraza tu Cruz! Te hará crecer!

Vivamos con Esperanza, porque todo es posible!

#AhoraoNunca, #ElTiempodelAmor

martes, 6 de agosto de 2019

LA HISTORIA DEL DR. SOTO Y VICTORIA. LA VICTORIA DEL AMOR.



Qué es la Victoria para cada uno?
Qué significa esta hermosa palabra?
Qué significa Victoria para ti? Para mi? Para cualquiera?

Tal vez aquí encontré uno de los significados de Victoria, más maravilloso y con mayor sentido que he podido hallar.

Una “Victoria” Real. De carne y hueso, y con mucho sentido al a vez.

Todos tenemos y vivimos una realidad radicalmente diferente!

Para ti que significado tiene esta hermosa palabra?
Qué sentido le das en este momento de tu vida?

Algunos historiadores le tendrán el significado de una batalla donde un pueblo dominó a otro. O por qué no, puede ser el nombre de una reina de Inglaterra.

Pero felizmente encontré la Victoria después de tantos años… Una totalmente diferente, y que para dos mujeres, significa mucho. Para un médico honorable y bueno, también; y ahora para mi, igual lo es! Y me llena el corazón para contar esta historia.

Victoria es una mujer que significa Amor!

___________________________________________________

Hace unos pocos días tuve que buscar la ayuda de un especialista en Fisiatría para un Re-acondicionamiento físico. Llegué así a donde el Dr. Hugo Soto, de la Fundación Santafé.

La vida es maravillosa y me lleva inspirado a escribir sobre tantas cosas que pasan en el día a día… En las relaciones comunes y corrientes que uno tiene a diario, pero que a veces pasan inadvertidas.
Cuando lo saludé, noté su gran calidez humana, pero mi sorpresa sería mayor cuando descubrí en aquel hombre una gran joya: Un corazón inmenso y servicial!

Hablamos un rato y de todo un poco. Finalmente tocamos el tema médico que nos vinculaba como tratante y paciente.

Nuestra conversación fluía tan fácil, que no dudamos en contarnos historias de nuestras vidas. Yo fui a verle por mi estado físico, que últimamente está muy débil, seguramente debido al consumo de tantos medicamentos utilizados en los últimos diez años; y otras condiciones que vienen debilitándome poco a poco, como la falta de sueño  y una buena recuperación al descansar.

Me di  la oportunidad de conocer a este buen señor y allí encontraré una grata sorpresa. Me regalé ese momento y abrí el corazón.

El doctor debía conocer bien mi pasado clínico para poder evaluar muchas cosas del presente, y fue así como le conté algunas partes de mi historia. Lo que nos fue llevando hasta el punto que terminamos hablando de muchas cosas más, entre ellas el Amor. Amor maravilloso que proviene solo de un Dios bueno.

Y entonces llegó el momento afortunado en el cual, el doctor Soto decidió contarme una linda historia, que solo Dios sabe por que llegó a mis oídos.


Hablamos de Milagros de Dios. Y esta frase no es cualquier cosa, ni “pequeña cosa”. Por eso recalco mucho en este punto y  en los últimos tiempos he intentado hablar y contar estas maravillas y cómo ellas mismas, cambian nuestras vidas.

La diferencia está entre Creer o No Hacerlo! La decisión está en uno mismo. Creer le dará a uno grandes posibilidades de ver milagros en cada parte y momento, y sobretodo, llevar nuestra vida a la máxima expresión, que es el Amor y todos sus productos y efectos inmediatos.
Esto nos lleva a vivir con esperanza permanente, sabiendo que alguien más hace maravillas por nosotros. Necesitamos eso si, de Humildad y Agradecimiento, lo cual además, nos lleva más fácilmente a la felicidad!.

Hablábamos sobre la importancia de los médicos en su extraordinaria tarea de Sanar. Más que un doctor que resuelve problemas físicos, lo  importante es encontrar al médico que transmite amor y fe. Que cree y pone su Confianza en el lugar correcto, y esto ayuda más que nada, a que las personas salgan adelante.

Son sanadores pero de vida. Sanadores de personas, con Amor, con esperanza, y esto no debería nunca faltar.

Pero esta responsabilidad nos compete a todos los individuos. Allí radica que el ser humano, en la actividad que desarrolle dignamente, debe tener claro cuáles son sus talentos y trabajar por la salvación de las almas, sea médico o albañil. Sea físico o sacerdote, sea lo que sea… Siempre tendremos la posibilidad de amar al individuo en la actividad que desarrollemos!

Este es el verdadero trabajo a desempeñar, y esto nos lo pide Dios a cada uno de nosotros. Es tener caridad, ser agradecidos y dar esperanza a las personas. Es Amar a Dios, amar la vida y amar todo, a través del amor que tenemos por el prójimo, cualquiera que este sea.

Por tanto pareciera que nuestro mayor y primer trabajo es ayudar a sanar personas. Ayudar a vivir mejor al que está en frente. Al que está en problemas. Mover corazones y llevarlos al amor de Dios, a creer, a confiar. Así estaremos haciendo evidentemente bien nuestro trabajo, independiente de ser con buena paga o no tanto.

Cualquiera que sea tu trabajo, desde que sea digno y honorable, compartimos absolutamente el mismo principio y obligación. Ayudar a otros y a nosotros mismos a hacer de este mundo algo mejor y ganarnos el Cielo, tan añorado para algunos, ojalá cada día que pasa, cada vez más para todos!.



Y allí fue cuando prosiguió la historia el Dr Soto:

-" En algún ocasión tenía en la clínica a una joven mujer que se encontraba en malas condiciones médicas. Una difícil enfermedad afectaba su vida y había quedado embarazada, pese a los consejos de sus médicos que le recomendaban no hacerlo ( yo me pregunto: ¿Se nos olvida de donde viene la vida? ¿Quien es el Verdadero artífice de la vida? ¿Por esto creemos que debemos ser nosotros quienes la controlemos? Y la respuesta que he encontrado en mi existir es: No controlamos nada amigos…).

La mujer presentaba un embarazo, y los exámenes predecían que la vida que venía en camino, tendría algunas limitaciones y haría de su vida una experiencia difícil"- comentaba el Doctor.

Ella consultaba algunos médicos en la clínica y allí coincidía con el Dr. Soto, quien muy conmovido con la situación al ver que sus colegas le recomendaban dejar perder una vida maravillosa, la de su bebé, interactuó con la mamá.

“Varios doctores te dicen que abortes” le dijo el doctor a la triste madre. No había esperanza. Por el contrario la agobiaban con miedos y prevenciones. Lo único que ella podía sentir allí era temor para seguir adelante.

El doctor Soto, lleno de una fe inquebrantable, y realizando ese trabajo que Dios le regaló, le dijo su punto de vista médico y algo más:

“ No abortes mujer!” Quien te ha dicho que eso deba ser así? Hay un Dios que si lo sabe todo, un Dios bueno para Quien no hay imposibles! Confía y espera… Por qué le vas a quitar la oportunidad a tu hijo de vivir? Espera en Dios, y ÉL hará maravillas… No  te angusties! Abandónate en ÉL”, fueron las palabras del Dr. Soto en aquel angustioso momento.

Sus palabras llegaron a lugar fértil, al lugar sembrado de amor. A un corazón que no se amilana, un corazón que aunque dude, mantiene la esperanza y se aferra a lo más grande.  La mujer decidió confiar, mantener la calma, abandonarse en fe y tomar el camino del amor. Un camino más angosto, pero por el que se pueden dar resultados diferentes. El camino del Amor y sus milagros.

Allí quedó la conversación con esta mujer. En que la vida es más de lo que aparentemente se ve.! No volvieron a hablar por años. El doctor simplemente le habló con Amor, su más necesitada medicina en ese instante. Un poco de amor, a través de una palabra, de un abrazo, de escucharla; un amor de tantas maneras que ni sabemos, y le llenó de lo que ella necesitaba: Esperanza, confianza y fortaleza.


La historia termina cuando el doctor me cuenta que después de los años, llegó de nuevo la  mujer a su consultorio. Casi no la reconoce. Lo buscó porque tenía una deuda y algo que contarle.

Quería decirle que el amor es la fuerza más poderosa y maravillosa que todo lo cambia!

Estando frente a él, lo saludó muy emocionada y pronunciando un profundo -“Gracias Doctor!”- le dice:
-“Le presento a Victoria”, una pequeña niña de unos 7 años de edad. Una niña alegre, feliz y llena de salud con sus ojos vivos, llenos de alegría!

-“Gracias Doctor”-, le presento a mi hija a quien amo con todo mi corazón. Se llama Victoria, pues para nosotros, ella representa la Gran Victoria de nuestras vidas! Ella es la victoria y el premio a la esperanza, al haber confiado. Gracias doctor, porque sus palabras llegaron a mi corazón. Su fe me tocó el alma, su esperanza me hizo creer que todo es posible, y que hay Alguien para Quien no hay imposibles! Gracias doctor por esta Victoria  de nuestras Vidas! Mi familia salió Victoriosa!"- Y parecía que hablaba en nombre de ella y de su esposo, el padre de la niña.

Esta chiquilla es la gran victoria a la esperanza. A la fe! Al amor de Dios! Es la gran victoria de una vida que seguro traerá muchas más bendiciones y mucha felicidad! Porque cuando uno cree, todo cambia, cuando uno confía en quien debe confiar, las cosas se vuelven posibles, y todo puede pasar. Los milagros suceden.

La diferencia está en si amas o no. En si esperas con amor, y crees en Dios, o decides no y lo dejas pasar!

Gracias doctor, porque ésta es tal ves, una de sus mayores Victorias, y ni siquiera usted lo sabía… Pero eso si, estoy seguro que en su vida, tienen que haber como esta, muchas y miles de victorias más, pues un hombre como usted, con tanto amor y fe en su corazón, produce esto y mil veces más; es parte de esta maravilla que es la vida y los milagros del Amor!

Gracias doctor, gracias a esta madre por confiar y por creer! Por no asustarse al primer miedo, porque allí, cuando el camino se pone difícil, es donde se comienza más pronto a ver un paisaje muy lindo y lleno de picos y valles, como es la vida misma. Brilla más fuerte el Sol, cuando subes la cúspide y miras atrás y quedas feliz de ver tu Victoria!

Victorias de Dios! Bendiciones para siempre!




Ningún mal habrá de sobrevenirte…
Porque ÉL ordenará
Que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos” Salmo 91,10

Basta una palabra del Señor y todos tus problemas se convierten en Victorias!
Decide creer en sus palabras!
Mi oración con ustedes!